Aquel Sindicato que recuperó una Cooperativa… ¡Sí pudo!

Lunes, 18 de Septiembre de 2017

Aquel Sindicato que recuperó una Cooperativa… ¡Sí pudo!

La historia de los sindicatos es tan similar en todas partes, que no hay misterio en sus propósitos y en sus métodos: son Trabajadores/as organizados/as, muchos o pocos, que reivindican la decencia y la justicia en las relaciones laborales, para todos sin excepción, y vencen la resistencia a ser escuchados directamente por quienes son responsables de ellas, siempre de manera pacífica. Y desde luego, un mitin lo es.

Tampoco hay novedad en las reacciones que despierta entre sus opositores: los ataques que recibe de ellos son casi siempre los mismos, aunque estos no lo tengan claro o lo desconozcan convenientemente. El derecho de asociación se persigue, ahí sí, con todo.

La comprensión del porqué no gustamos a todos no es fácil, pero la iremos logrando. Ese es el objetivo de la UNEB y su comité de empresa en Confiar ConRaiz, pese a las limitaciones, impuestas o no. No podemos enviarles correos electrónicos: nos quitaron el acceso; no podemos conversar personalmente ni en reuniones con ustedes ni repartir directamente los boletines: no se nos garantiza permiso sindical; y los recursos económicos para difundir nuestra posición son pocos, aunque hemos contado con la solidaridad incondicional de los demás compañeros/as de la UNEB, y empezamos a recibir apoyo de otros sectores en el país que van comprobando cuál es la política de ciertos personajes frente a nuestros reclamos.

La Administración, en particular el Gerente Corporativo Oswaldo Gomez, tiene toda la infraestructura de CONFIAR a su servicio: el presupuesto, las publicaciones, la audiencia, el personal de comunicaciones; pero sobre todo, el PODER de disponer sobre ello con criterio unilateral, con un estilo directivo verticalista y manipulador que provoca víctimas directas o de modo sutil, y cuya concentración estamos cuestionando porque la Cooperativa es de todos, y había mantenido un ejercicio de gobierno basado en pesos y contrapesos, hasta cuando se hizo manifiesto este “propietariado administrativo” que, al parecer,  ya no acepta que Empleados y Asociados tenemos una responsabilidad por cumplir: cuidar el inventico, confrontar y denunciar los excesos y las desviaciones, y llamar a cuentas a las instancias de gobierno para que actúen de manera independiente en el ejercicio de sus roles.

Vamos conociendo en lo cotidiano la ‘sutileza’ con la cual lidera la Gerencia Corporativa su empeño en coaccionar con medios cada vez más virulentos la organización de los empleados: firman comunicados a todos los Empleados expresando la aceptación de la libre afiliación a la UNEB, pero se ha propuesto todo lo contrario. Esto nos lo han contado pero nadie lo sostiene por miedo: que nadie se afilie y si se afilian, presionan a más no poder para que se retiren.

Una prueba clara es la última desafiliación colectiva que hicieron los tres compañeros de vivienda, la cual respetamos, pero fue presentada por su Directora Ángela Valencia el día sábado, antes de la fiesta de ‘amor y amistad’ de los Empleados de Medellín y el Área Metropolitana, como “una excelente noticia” – “CONFIAR en la vivienda una apuesta contundente”; y María Gladys Balvín, Directora Zonal expresa: “Gente de CONFIAR al 100%”; y Jaime Horacio Giraldo, Director Zonal: “Qué bien mamasota, hoy celebramos, no se me pierda”; y Emperatriz Marín, Directora Zonal: “Qué buena noticia…a celebrar hoy”; y Paula Bedoya Gerente Comercial: “Buena esa Angelita”; y Olga Lucía Cano -la de la puerta giratoria: sale de Fundación y la contratan en CONFIAR… porque se quedó sin empleo y tiene mucho que aportar- reenvía la carta de renuncia porque no se había dado cuenta que Ángela ya la había enviado (¿por qué Olga tenía esta carta incluso antes que el mismo sindicato?”. Andrés Mauricio lo celebra con un “qué bien”; y Esteban con: “duro golpe”.

 ¡¡SIN PALABRAS!! ¡Qué falta de respeto! O qué decir del Presidente del Consejo Fernando Florez, que dijo en la Agencia el Carmen que la Administración tiene lista la carta modelo para las renuncias.

Estas expresiones son como una selfie de parte de los líderes de la Dirección General, que vuelcan su experticia para cumplir metas en contra de sus propios compañeros, solo por acolitar el fascismo poético (*) del Gerente Corporativo, que tiene bastante enredada a la Cooperativa a nombre de la izquierda y de luchas que salen de su imaginación. No nos extraña, entonces, que se haya producido la desafiliación casi inmediata de otros Empleados, a quienes agradecemos su apoyo así como entendemos sus razones, o la reacción directa de líderes de la Cooperativa ante el mitin, esa sí violenta entre el decir y el hacer: “Váyanse, no los queremos aquí… somos 700 y ellos son sólo 6… Aquí si tenemos vacaciones…” Otros compañeros, pocos pero al fin y al cabo compañeros, nos dijeron desde desadaptados hasta hijueputas.

(*Fascismo Poético: Hacemos alusión a un régimen dictatorial derechista, cuyo lenguaje propagandístico va vestido de oveja o de mansa paloma para excitar y manipular los sentimientos y las ideas de las personas, que no acepta la diferencia, y que termina por generar segregación a las minorías o a las personas que piensan diferente”).

Hace 45 años, un Sindicato beligerante decidió que quería una Cooperativa para el bienestar de sus Asociados. No fue fácil allanar ese camino, pero resultó un inventico magnífico, al cual se pudo preservar por todo este tiempo de que se convirtiera, como ha venido ocurriendo últimamente, en la patente de un ‘propietariado administrativo’ (un grupo poderoso, ciertamente, pero pequeño; nada nuevo: también ha pasado en casi todo el sector cooperativo), quienes quieren dejar para después el empeño del Bien vivir con el cual nos hemos comprometido como característica de CONFIAR.

Nuestro presente nos convoca a la responsabilidad y las dificultades son muchas. Pero ya empezamos a jugarnos el futuro, arropados en lo que consideramos justo. Invocamos el encuentro Emplead@s - Asociad@s como la fuente y la razón del trabajo sindical, y este sur que le colocamos como horizonte impedirá que perdamos la brújula.

Seguimos dispuestos a conversar de manera directa, después de intentarlo muchas veces por medio de cartas desatendidas por la Administración (sus respuestas no pasan de un protocolo de cortesía, que no cambia nada y que nada resuelve); dejando claro que somos UNEB CONFIAR - y que ConRaiz incluye a los sindicalizados de la Fundación. Junto con los demás compañeros/as de la UNEB, ellos y nosotros somos el SINDICATO, exigimos respeto ante las insinuaciones de desconocerlos y dejarlos por fuera de cualquier conversación. Este es un sindicato que no será manejado por la patronal (porque así se está comportando un sector de la Administración, como un patrón): los compañeros de los demás comités de empresa y de las estructuras de representación de la UNEB están asombrados de este comportamiento persecutorio con relación a bancos cuyos dueños son de capital privado. Una administración tan poética, que se indilga la solidaridad como referente político, que debería dar ejemplo de coherencia, nos hace quedar como un zapato roto ante todos los movimientos sociales y obreros de Colombia con este comportamiento, peor aún, en el contramiting protagonizado por las directoras de Medellín, diciendo a viva voz, que “no queremos sindicatos”, les pregunto a ustedes que (des)cuidan de la reputación de la cooperativa, ¿A cuánto asciende el volumen de negocios de los sindicatos en Confiar? y ¿el de sus afiliados sindicalistas en ahorros, créditos y aportes que los trabajadores organizados realizan a Confiar Cooperativa? ¿Tienen claro cuántos de los asociados y ahorradores son o han sido sindicalistas ó están afiliados a cualquier sindicato? Esas reacciones virulentas y posturas reaccionarias, lo único que hacen es dejar en evidencia lo que estábamos intuyendo, Sindicalismo sí, ¿pero sólo para que nos traigan sus recursos, y no para construir con ellos?… Terrible y peligroso viraje del inventico a la derecha, una suerte de fascismo poético que se disfraza con la máscara de la estética y lo bello, lo que esconde detrás.

Tras los recientes atentados contra la gente y la ciudad de Barcelona, la población está gritando una consigna breve: ¡no tenemos miedo! Se trata de que en todas partes son amenazadas las libertades, en todas las escalas y en todos los ambientes, y esto tampoco resulta desconocido: es parte de la lucha por otro mundo posible (que es este, pero asumiendo con coraje su renovación).

Es el coraje que tenemos como comité de empresa UNEB-CONFIAR, y estamos invitando a que si no tod@s nos apoyan, al menos tomen nota de lo que está ocurriendo y piensen dos veces antes de decir enfáticamente que están conformes. Aquel Sindicato llamado Sintrasofasa, hace 45 años ¡sí pudo! 

Pta: …Y no acabó con  Sofasa que está vivita y coliando.

Medellín, septiembre 6 de 2017