Carta de Sofía Lema a la Administración de Confiar

Martes, 12 de Mayo de 2020

Medellín, 7 de mayo de 2020

 

Señor

LEANDRO CEBALLOS VALENCIA

Gerente General

CONFIAR COOPERATIVA FINANCIERA

Medellín

 

Respetado Leandro:

 

Cumplí más de 30 años de estadía en Confiar, en medio de aciertos y desaciertos, de alegrías y tristezas, de tejer vínculos fraternos con la mayoría de mis compañeros, de innumerables aprendizajes y experiencias técnicas y fundamentalmente humanas, una mezcla de vivencias que expresan la mujer vehemente que soy.  30 años soñando, participando y contribuyendo desde mi labor al proyecto de Confiar, una entrega que para mí es de gran valía, pero quizás para Confiar no lo fue de igual manera.

Es por ello que considero imprescindible hoy más que nunca, hablar. Nunca me he callado y este es el momento de avivar mi voz, esta suma de sensaciones me ha impulsado a manifestarle que no he podido entender ni darle un nombre al tratamiento que le dieron a mi salida de Confiar y no he podido, es imposible para mí, concebirlo. Y me surge la pregunta sobre la incoherencia del discurso que se hace cada vez más evidente, un slogan bonito pero vacío cuando dicen “que sí hay otro mundo posible, y es éste”, dentro de Confiar.

Le pregunto en su calidad de Empleado, y más allá en su calidad de Gerente: ¿es digno salir de esa forma?, ¿cree que tiene altura recibir una llamada telefónica?, y más aún ¿en tiempo de pandemia?, estamos en una cuarentena que realmente no me daba ni tiempo de sacar mis cosas personales de Confiar, ¿es decoroso esto?. ¿Cree usted que luego de laborar por todos estos años en esa organización, debía buscar que algún compañero me empacara y me mandara las cosas?.

Leandro, Confiar significó mi proyecto de vida durante más de la mitad de ella. Exijo respuestas de su parte, sencillamente porque las merezco, ¿usted cree que es digna esa forma?. No se preguntaron si este es el momento indicado para hacer una llamada a una empleada que aportó a la construcción de este proyecto? La forma en la que obraron conmigo deja sin piso la coherencia entre el discurso solidario y el accionar. ¿Realmente fueron solidarios conmigo? ¿Cuál hubiese sido el escenario si no me hubiera sindicalizado? Porque definitivamente esta forma de actuar ratifica las represalias de Confiar en contra del Sindicato, de su negativa y violación al derecho de libre asociación, evidencia la discriminación de la que somos objeto, porque no somos obedientes y cuestionamos lo que sencillamente no es justo y que va en contravía de los derechos fundamentales y laborales, y sobre todo la gran distancia de la Cooperativa frente a la filosofía cooperativa, con todo esto terminan burlándose de sus principios y valores.

El 20 de abril de 2020 será una fecha inolvidable para mí, no sólo por la experiencia que la humanidad está viviendo, sino también por la llamada que recibí de parte de una empleada del área de Gestión Humana para informarme que laboraba hasta el 30 de abril, porque supuestamente yo ya había terminado el plan de trabajo adoptado para el cierre de mi responsabilidad principal. Una decisión que ya se venía planeando con tiempo, puesto que la carta que usted me envió haciendo oficial dicha decisión, me fue entregada el 28 de abril y la comunicación tenía como fecha el día 15 del mismo mes.

Pero además considero de gran importancia hacerle algunas aclaraciones, ante el argumento que enuncia en su carta para dar por terminado mi contrato de trabajo:

Actualmente estaba realizando un proyecto de la clasificación, ordenamiento y organización del archivo histórico de Confiar, que precisamente por su envergadura e importancia, no era posible realizarlo cuando tenía la responsabilidad de la coordinación del Centro de Mensajería y Correspondencia.

Para darle mayor detalle, esta labor implica la revisión de todos los fondos acumulados durante estos 48 años de la Cooperativa; el archivo de comunicaciones, el archivo que reposa en la agencia de Rionegro, el que se está custodiando en Estrategias Documentales y el de la Dirección General. Además, prestar asesoría a la Fundación con el archivo, que desde su creación, no ha tenido ninguna intervención.

Este asunto fue conversado en su momento con la señora Adriana Quiroz y Juan Camilo Herrera, quienes tenían claridad sobre la importancia de realizarlo, y sabían también que era un proyecto de largo aliento (una duración mínima de dos años). Mi rol hasta el mes de agosto inclusive, era avanzar en él y dejar una persona con la suficiente formación para que lo continuara. El proyecto incluía además, la elaboración de tablas de valoración documental.

Estábamos en el momento, en la clasificación de toda la documentación histórica para definir lo que se podía destruir elaborando su respectiva acta de destrucción, lo que se digitaliza y se destruye, y lo que se digitaliza y se custodia.

Para ejecutar el proyecto más que un componente técnico, se requiere de un conocimiento acumulado de la Cooperativa, porque un documento histórico para Confiar no necesariamente es histórico para otra entidad, además esto también implica una inversión y una logística para su desarrollo.

Empezamos el proceso con la organización de un archivo que estaba en la agencia Caldas, de la Constructora el Edén, de Coompremos, y de Recreatur, encontrando documentación de empleados que están vinculados en este momento con Confiar, documentos de seguridad social, planos, fotografías, historial de asociados, movimiento contable y documentación de organismos sociales de la Constructora. Sin embargo, al parecer no es necesaria mi estadía para culminar con estos proyectos.

Según la política pensional tengo derecho a elegir si me retiraba una vez recibiera mi primera mesada y me acogía a la bonificación, o continuaba laborando por 6 meses más, que según cuentas iban hasta el 30 de agosto, posibilidad que no me fue concedida. Es por ello que estoy reclamando que Confiar reconozca el tiempo no como bonificación, sino como la posibilidad que yo hubiese elegido, decisión que tenía prevista para quedarme hasta el 30 de agosto, avanzar en el proyecto, formar a una persona para que lo llevara a feliz término, y poder despedirme de todos mis compañeros con calidez y sin afanes.

Leandro más allá de lidiar con la tristeza por la forma en que se produjo mi desvinculación laboral con Confiar, también me invade la preocupación de enfrentar el futuro en las condiciones económicas actuales que presento, sé que no es responsabilidad de nadie, pero tampoco he encontrado el sentido solidario de Confiar. Tiene usted claridad sobre la diferencia económica entre recibir la bonificación y quedarme laborando hasta el 30 de agosto?; ¿sabe que este dinero me permitiría aportar aún más a las obligaciones que tengo con Confiar?. Puede parecer poco, pero para mí y para mi familia significa tranquilidad, esa palabra que también sale muy bonita en la publicidad que hace la Cooperativa, pero que en mi caso no se está aplicando.

Son más de 30 años que merecen un final diferente, más grato, más cálido, más humano, más equitativo, que haga eco a un discurso en el que creí y defendí por muchos años.

Finalmente, pienso que Confiar perdió hace rato el alma solidaria y el rumbo de las utopías, simplemente se comporta como una empresa capitalista.

 

Atentamente,

firma sofi

SOFÍA INES LEMA AGUDELO

Copia.       Consejo de Administración

                Adriana Quiroz Sierra

                Comité de Empresa Conraiz-Uneb