CONRAIZ reitera que si hay masacre laboral y persecución sindical en CONFIAR

Jueves, 10 de Diciembre de 2020

CONRAIZ reitera que si hay masacre laboral y persecución sindical en CONFIAR

Nuestra cooperativa promulga, en su pensamiento solidario: “Nos identificamos con prácticas y relaciones autogestionarias, solidarias, democráticas y humanistas, que promueven la equidad de género, el respeto por las diversidades, la sostenibilidad del planeta, el diálogo y la generación de saberes, el intercambio generacional, el trabajo digno, los derechos, la cultura y el desarrollo integral del ser humano”. Y más adelante plantea “…ofreciendo una remuneración justa y equitativa, condiciones de trabajo dignas y un proceso de desarrollo humano integral, que les permita reconocer su dimensión individual y su participación consciente y decidida para hacer realidad de Confiar” (los resaltados son nuestros). Por lo anterior, los despidos SIN JUSTA CAUSA no son bien vistos en una cooperativa 100% pura.

Cuestionamos las afirmaciones del presidente del Consejo de Administración respecto a nuestro comunicado publicado con fecha del pasado 2 de diciembre, a través del cual mencionamos tres despidos sin justa causa. En dicho comunicado afirma que “calificar como ‘masacre laboral’ la terminación de contrato a tres trabajadoras, en diferentes circunstancias de lugar y tiempo, y por motivos que no guardan ninguna relación entre sí, constituye, a nuestro juicio, una expresión fuera de tono y exagerada”.

¿Será que para determinar que estos despidos son un atropello deben ser numerosos? ¿O tal vez coincidir puntualmente en las acciones que llevaron a la Administración a despedir a estas trabajadoras, o, incluso, en el mismo día del despido para poder llamarlo “masacre laboral”?

Hay que hacer el ejercicio de pedir el listado de los despidos SIN JUSTA CAUSA y del costo que han tenido para la Cooperativa en el 2020, en plena pandemia por el Covid-19. Dichos despidos son, en sí mismos, un acto inhumano, que desdice por completo el bienvivir que se predica, y más bien se asemeja a la actuación de las empresas del capital. Además, si les sumamos los despidos de años anteriores se pone en evidencia que han sido sistemáticos, pese a los esfuerzos por no llamar la atención y mostrarlos como hechos aislados.

Así mismo, nos sorprende otra expresión del señor Flórez en dicha comunicación: “Se les ha garantizado [a los empleados] el pago regular de sus salarios y prestaciones al 100%, sin sujeción al cumplimiento de metas u otros indicadores de gestión y resultados”. Recordemos que Confiar no interrumpió sus operaciones financieras, e incluso ha arrojado excedentes en algunos meses, y quienes trabajan desde casa han cumplido con sus responsabilidades. Por ello, consideramos salida de tono esta afirmación, y le preguntamos: ¿Cuál cooperativa financiera o banco no pagó salarios y prestaciones al 100%?

De igual forma, es importante anotar que en varias entidades bancarias el incumplimiento de las metas comerciales no es causal de despido. ¿Será que los despiadados bancos terminan siendo más solidarios que Confiar? En la Cooperativa dicen que no despiden por incumplimiento de metas, pero la presión constante con la llamada “pizarra”, la insistencia de las directoras de zonas en el cumplimiento de metas, las extensas jornadas laborales —inclusive en los tiempos de descanso de los trabajadores—, entre otros, da cuenta de que las metas sí influyen en el despido de algunos trabajadores.

En lo que respecta a la persecución sindical, por fin reconoce la Cooperativa que despide trabajadores sindicalizados SIN JUSTA CAUSA. Escribe el presidente que “solo una estaba afiliada a la organización sindical”, pero miremos cómo se ha configurado la persecución sindical en la Cooperativa y saquen ustedes sus propias conclusiones:

  • Para demeritar el surgimiento del sindicato se difundió internamente una comunicación, que atentaba, además, contra la buena imagen de los y las trabajadoras sindicalizadas, y que en su momento hicieron firmar a los y las trabajadoras algunos directores de Zona y directores de Agencia mediante intimidación. El compañero Daniel Romero (trabajador de Confiar hasta 2017, hoy Delegado de la Agencia Yopal), quien motivó a los compañeros a leer el comunicado antes de firmarlo y como resultado ningún trabajador de la agencia Yopal accedió a hacerlo, fue perseguido laboralmente hasta el punto de llevarlo a presentar su renuncia.
  • Se adelantó una campaña antisindical con la meta de lograr la cifra de cero sindicalizados, a cargo de Jefes de Áreas y Directores de Agencia.
  • Se bloquearon los correos electrónicos del compañero Joaquín Emilio Suárez y la compañera Paula Janice Galán, para impedir que participaran en la planeación y ejecución de diferentes actividades y eventos.
  • Se redujeron las funciones de los sindicalizados, y se bloqueó totalmente el desarrollo del trabajo sindical del compañero Cesar Sánchez de la Fundación Confiar en Bogotá; nunca se dio respuesta a sus denuncias y reclamaciones al respecto, las cuales envió al director de la Fundación, la Junta Directiva y la Junta de Vigilancia, hecho que lo llevó a presentar su renuncia.
  • Se despidió SIN JUSTA CAUSA a los compañeros sindicalizados Leonardo Jiménez y Genaro Guarín. Al primero lo despidieron por su postura política y crítica frente a la gerencia corporativa (que no se puede tocar). El segundo fue despedido después de la demolición de El Paraíso, pero resulta curioso que de los tres trabajadores vinculados, solo se rescindió el contrato del sindicalizado.
  • Trabajadores sindicalizados de la Fundación fueron intimidados por Luis Alfredo Aguirre de la Junta de Vigilancia, quien adujo que si era necesario “nos íbamos a ir a guerra de guerrillas”. El mismo presidente del Consejo acusó a Joaquín Suárez de poner en riesgo la reputación de la Cooperativa al “motivar” a los sindicatos para que retiraran los ahorros, señalamiento que fue plenamente desmentido por los mismos sindicatos, e incluso por la CUT.
  • La gerencia corporativa hace uso desmedido de su poder al acusar de enemigos a los del sindicato, como si fuera el patrón en una Cooperativa que pertenece a los Asociados.
  • Las compañeras Paula Janice Galán y Sonia Patricia Posada fueron trasladadas de la Fundación para Confiar, aduciendo que en el “fortalecimiento de la Fundación” ellas no tenían cabida. Fueron ubicadas en cargos que nada tenían que ver con su formación ni con su experiencia laboral.
  • Las compañeras Lina María Mejía de la Fundación y Elizabeth Castaño Daza, Secretaria General de Confiar, se vieron forzadas a presentar su renuncia debido a la degradación de las responsabilidades asignadas a sus cargos.
  • Le fue terminado el contrato de trabajo a la compañera Sofía Lema, quién había recibido su pensión, pese a que es “política” de Confiar permitir a los pensionados quedarse en la cooperativa durante seis meses para organizar su salida. Dicha salida fue anticipada, pues fue desvinculada cuatro meses antes, justo cuando entregó el fuero sindical a un nuevo compañero sindicalizado para protegerlo de un despido injusto. ¿Será que esta decisión tuvo algo que ver con su salida antes de tiempo? Hoy es posible ver que hay prelaciones para desvincular a los jubilados: algunos en seis meses, otros en dos años, e incluso siete años después de jubilarse. Al parecer esta política no incluye el derecho a la igualdad.
  • Varios trabajadores y trabajadoras que decidieron afiliarse al sindicato a lo largo de estos tres años y nueve meses de existencia se desvincularon casi inmediatamente. Algunos de ellos manifestaron haber sentido presión, ejercida incluso por algunos de sus compañeros, y haber sentido temores infundados por expresiones públicas como: “es muy mal visto sindicalizarse” o “los sindicatos acaban con las empresas” o “les van a poner demandas penales” o “los que se afilian son malos trabajadores”. Otros se desvincularon para ser promovidos. Por estos motivos el sindicato no ha crecido como debería, en una organización que dice públicamente que respeta el derecho a la libre asociación.

Además, ha habido una persecución constante a delegados y directivos que asumieron una posición consecuente frente al sindicato. Juan Pablo Suárez presentó su renuncia como delegado, tras ser cuestionado por el director de la Fundación con preguntas como: “¿en qué bando está?”. Y Ancízar Cadavid presentó renuncia motivada. Y hay otros compañeros que también se han sentido perseguidos y señalados: “es que usted está del lado del sindicato”.

¿Todavía creen que no ha habido persecución sindical en Confiar?

Finalmente, y retomando el comunicado del presidente del Consejo, quien expresa que algunas “aseveraciones han sido retomadas en un escrito anónimo emitido a nombre de quienes se hacen llamar ‘exdirectivos’”, le recordamos al señor Flórez que este grupo de personas han participado de manera activa en Confiar, y pese a eso han sido estigmatizados; han hecho parte en años anteriores de la Delegataria, el Consejo de administración, la Junta de Vigilancia y la Junta Directiva de la Fundación Confiar; además, han expresado con claridad sus argumentos. Ellos están en uso de su plena libertad para expresar opiniones, y en varias ocasiones han denunciado el atropello del que es objeto el sindicato en Confiar.

Es necesario reiterar que estos cuestionamientos y formas de ver a Confiar son independientes del sindicato y no tienen relación con nuestro hacer. Sin embargo, debemos reconocer que hemos recibido más apoyo y encontrado eco de nuestras palabras en ellos que en muchos de los actuales miembros de los organismos sociales de la Cooperativa. Al parecer, a aquellos que piensan distinto a la administración se les quiere fuera de Confiar, y no solo a los trabajadores sino también a Delegados y Directivos; al parecer, cuesta mucho la construcción desde la diferencia.

Lo que escribe en el comunicado el presidente del Consejo Luis Fernando Flórez no tiene presentación, y menos al provenir de un directivo de una Cooperativa que es referente en el país. Pese a llevar tantos años en el Consejo, y en especial desde que se fundó el sindicato en 2017, no se ha preocupado por defender la LIBRE ASOCIACIÓN, ni por promover la formulación de una política sindical, ni por hacer preguntas y tomar acciones correctivas frente a la administración.

Señor Flórez: usted y la mayoría de los consejeros son condescendientes con la gerencia corporativa y la gerencia general en relación con la persecución de los sindicalizados y los despidos SIN JUSTA CAUSA. ¿Son conscientes de que están violando la Constitución Política, el Código Sustantivo del Trabajo y las orientaciones de la OIT? ¿Cuál es la comprensión que tienen ustedes de la dignidad humana y del trabajo? ¿Qué es lo que defienden o cuidan con su silencio frente a los hechos descritos y sustentados por el sindicato? ¿Cuántos trabajadores han perdido el empleo injustamente, por despidos o por renuncias, durante sus períodos como presidente?

Esta Cooperativa merece ser consecuente con los Asociados, quienes pagan nuestro salario y los aportes que ustedes reciben como consejo de administración. Hay que ser correctos y justos con esa riqueza colectiva que debería estar encaminada a obtener mejores beneficios para todos.

No somos nosotros los que estamos lesionando el proyecto con nuestros comunicados. Son ustedes, con sus acciones y omisiones, los que lesionan poco a poco la coherencia del hacer solidario, justo y humano que promovemos. Nuestro único objetivo es defender los derechos de las personas trabajadoras y salvaguardar el proyecto que nos ha costado crear y mantener durante 48 años.

Solidariamente,

Sindicato Uneb - Confiar

Comité de Empresa Conraíz

Nota: Adjuntamos algunos nombres de trabajadores y trabajadoras que han sido despedidos SIN JUSTA CAUSA en el 2019 y 2020 y, puntualmente, durante la pandemia.

Algunos_trabajadores_y_trabajadoras_despedidos_SIN_JUSTA_CAUSA.pdf

COMUNICADO_DEL_PRESIDENTE_DEL_CONSEJO_DE_ADMINISTRACIÓN.pdf