Delegadas, delegados. En tus manos está el futuro de Confiar

Viernes, 23 de Marzo de 2018

Delegadas, delegados. En tus manos está el futuro de Confiar

Medellín, 24 de marzo de 2018

Respetados

ASAMBLEA GENERAL DE DELEGADOS(AS)

CONFIAR Y FUNDACIÓN CONFIAR

Medellín, Antioquia

Delegado, Delegada en sus manos

está el futuro de Confiar

 

Recuerde que Usted representa a los Asociados y ellos le asignaron

una gran responsabilidad. ¡Decida con sabiduría!

 

Confiar se encuentra en un momento histórico delicado, de las decisiones que se tomen dependerá el rumbo que ella siga en el futuro, por eso nos hemos dado a la tarea de estudiar sus orígenes, los elementos centrales que han permitido que hoy Confiar sea lo que es, incluidos sus desarrollos posteriores como fue Coompremos, Recreatur y otras empresas de integración, así como la Fundación Confiar.

Una plataforma de acción cooperativa que ha permitido que Confiar sea reconocida por las apuestas humanistas, el arte, la cultura, la recreación, el pensamiento cooperativo y solidario, además de su experticia en materia financiera, es decir, las instituciones auxiliares del cooperativismo que ha creado le han servido para fortalecerse como proyecto solidario, de hecho nunca habíamos escuchado antes, que la Fundación no hiciera parte de la cooperativa, como lastimosamente hemos escuchado de parte de varias personas, empleados, directivos , queriendo construir una nueva teoría acerca de la creación y trabajo de la Fundación, hoy se nos está imponiendo esta visión, la cual, por nuestra trayectoria y recorrido vital por Confiar, no compartimos.

La pregunta histórica, también es ¿qué conflictos no resueltos han llevado a que un grupo de trabajadores hayamos sentido la necesidad de sindicalizarnos, debido a que no encontramos garantías laborales para el desempeño de nuestras funciones, especialmente aquellas que han tenido relación con la gestión del gobierno democrático de Confiar Cooperativa, nuestro trabajo de enraizamiento de Confiar en los territorios, el cultivo de la reciprocidad financiera y asociativa, nuestra labor de formación permanente de masa crítica, de fomento de la democracia y de relacionamiento permanente con los delegados y directivos, nos ha implicado a la vuelta de los años la persecución laboral por razones políticas? Eso en el caso nuestro, sin embargo, sabemos de exdelegados y exdirectivos que se han sentido del mismo modo, cuando en el desempeño de sus funciones han intentado poner puntos de vista diferentes a la administración, es decir, hay un conflicto que tiene muchos años sin tratarse. Entonces, ¿será que el gobierno democrático de la cooperativa, representado en los organismos sociales, perdió la capacidad de ser institucionalidad? ¿Será que los organismos sociales han perdido su lugar en la estructura del gobierno cooperativo en la toma de decisiones y por eso en muchos casos se les observa refrendando decisiones incluso ya ejecutadas por la administración? Lo que vemos como hechos cumplidos. Y algo no nos cuadra ¿Por qué la administración toma decisiones sin consultar con la estructura de gobierno democrático? La trazabilidad de los hechos lo demuestra, los testigos, y eso no lo borra nadie; desde nuestro punto de vista, esa práctica lesiona la institucionalidad de Confiar. Lo hemos visto, lo hemos denunciado, pero algunos lo reducen a un asunto personal o peor aún lo encuadran en una pelea por el poder o un asunto de mujeres, cuando aquí, lo que está en juego, es la capacidad colectiva de gobernar la cooperativa y el rumbo por el cual se orientará el proyecto Confiar los próximos 20 o 30 años.

Nosotros como Sindicato hemos tenido la esperanza de que la institucionalidad de la Cooperativa sea capaz de dirimir internamente estos asuntos, sin necesidad de acudir a entidades estatales, pese a que han existido hechos violentadores de la dignidad, y que además vulneran nuestros derechos. Hemos creído que Confiar tiene una conciencia colectiva que le permitirá salir de la crisis actual.

¿Por qué nos sindicalizamos?

  • Por la defensa del origen y esencia del proyecto solidario, asociativo y colectivo de transformación social, emanado de la retoma de la cooperativa por parte de Sintrasofasa.
  • Porque es un derecho constitucional.
  • Porque se requiere tener un punto de vista laboral en representación de los intereses de los trabajadores con criterio independiente.
  • Porque la organización sindical contribuye a la democracia, aportando a la organización de los trabajadores/as, dignificándolos como actor político en la defensa de los derechos humanos en la sociedad.
  • Porque como Asociados trabajadores estamos llamados a cuidarla, y a confrontar prácticas de algunos asociados trabajadores que actúan como administración.
  • Porque siendo Confiar una empresa cooperativa “buena empleadora”, la cual queremos cuidar y contribuir a su sostenibilidad, no hay que idealizarla, hay que ponerle polo tierra desde el rol del trabajo y trabajador cooperativo financiero.
  • Porque es fundamental hacer un seguimiento exhaustivo a las políticas de Personal.
  • Por el clima de temor y miedo de gran parte de los empleados; situación evidente al interior de la Cooperativa, en especial la dirección general, Boyacá y Bogotá.
  • Por el intento de despido de la Compañera Amalia Moncada de la Fundación Confiar en Boyacá, circunstancia en la que la Junta Directiva tuvo que intervenir para garantizar el debido proceso y logró parar este despido. Así mismo la renuncia masiva en agosto del 2016 de cuatro Empleadas del Comité de Gerencia: Adiela Trejos Sánchez Directora de Comunicaciones, Mónica María Ossa Gerente Financiera, Elizabeth Castaño Daza Secretaria General y Milady Echavarría Directora de Formación, quienes denunciaron maltrato y acoso laboral ante el Consejo; renuncias que fueron retiradas gracias a la gestión del Consejo de Administración de ese momento y que comprometiéndose a tratar las inconformidades planteadas. Lastimosamente en la actualidad, debido a la debilidad institucional para atender estos asuntos, dos de las cuatro compañeras ya se encuentran por fuera de la organización.
  • Porque hubo intento de despido masivo de cerca de 18 Empleados que son pareja y que, según la Administración, era necesario cumplir una normatividad exigida por la Superfinanciera, norma que aplica para cargos que generan conflicto de interés.
  • Porque se vio alterado el debido proceso por parte del Gerente Corporativo para la elección del nuevo Gerente General y Representante legal, que reemplazaría a Liliana Rinckoar. La potestad es atribuida por los Estatutos de Confiar al Consejo de Administración.
  • Por el acoso laboral permanente, a la compañera Lina María Mejía de la Fundación Confiar, situación que ha sido manifiesta en varias ocasiones y de lo cual se ha dejado constancia especialmente en el comité consultivo laboral, a los organismos de dirección y control, cuyo resultado ha sido la disminución sustancial de sus funciones y responsabilidades especialmente aquellas relativas a la gobernabilidad democrática de la cooperativa. Siendo esto una muestra de la persecución laboral por razones políticas. El aislamiento y el denigrar de su trabajo ha sido el propósito, cuando su trabajo ha estado basado en los planes aprobados por la Asamblea General, Junta Directiva y el Consejo de Administración, y no como ha asegurado el Gerente Corporativo que tanto ella como la Secretaria General Elizabeth Castaño se apropiaron de la estrategia de participación y gobernabilidad. El orientó que los empleados, que asumieron una postura crítica, no tuvieran relación directa con las Agencias y los delegados, se detuvo el proceso educativo de formación con empleados, asociados, comités de participación y delegados. Hoy este proceso está en manos del Área de Comunicaciones de Confiar, de la cual su jefe directo es el Gerente Corporativo.
  • Para contribuir en la formación política y ciudadana de los cerca de 700 trabajadores y trabajadoras de la Cooperativa porque hemos sido formados por Confiar en un pensamiento crítico para la construcción de país, y ahora consideramos que este pensamiento crítico es necesario volverlo acción interna, haciendo defensa de la fuerza de trabajo que ha construido por años esta Cooperativa y que hoy quieren convertirla en un elemento meramente instrumental para el cumplimiento de metas, aumento del volumen de negocios y producción de excedentes .

Es evidente que nuestra sindicalización detonó con mayor fuerza el conflicto interno de gobernabilidad que se vive en Confiar, un conflicto que se expresó por primera vez en agosto de 2016, situaciones que van desde lo político hasta lo laboral, y que hoy queremos plantear ante ustedes.

La asamblea del 2017 y sus elecciones

  • Algunos Delegados denunciaron en la asamblea pasada la participación de Directores Zonales en la campaña electoral, con miras a elegir los Organismos Sociales 2017-2019, y cuya orientación fue que se realizara una investigación. Efectivamente se contrató un investigador y hasta ahora se conocen los resultados. No obstante, para ese año los Directores Zonales participaron en la preparación de las Preasambleas. ¿Cuáles fueron entonces las medidas adoptadas para estos Empleados? ¿Será que en lugar de aplicar las sanciones del caso lo que se hizo fue premiarlos?
  • Ahora bien, los Empleados Sindicalizados que participamos históricamente en la preparación y realización logística y operativa de la Asamblea (algunos hace 28 años), fuimos excluidos en su totalidad para este año, por ello nos preguntamos ¿quiénes deberían ser los Empleados sancionados?
  • El Investigador citó a todos los Empleados Sindicalizados (incluso los que no participaron en la Asamblea), su labor no se centró en lo sucedido en el evento, sino en cuestionar la existencia del sindicato y si los empleados debían ser asociados o no; hizo intimidaciones y amenazas aduciendo que estábamos poniendo en riesgo reputacional la Cooperativa y que se estaban abocando a demandas penales; argumento que fue desmentido por parte del sindicato porque quienes realmente ponen en riesgo reputacional son aquellos que violan y persiguen derechos constitucionales y laborales a la libre asociación y expresión, los que toman decisiones de hecho y luego las hacen validar por los Organismos Sociales, como es el modus operandi del Gerente Corporativo.

¿Qué pasó una vez nos sindicalizamos?

  • Recibimos comunicado abierto enviado por la administración y la Gerencia Colegiada, reconociendo el derecho de libre afiliación.
  • Aparición de una comunicación promovida por parte de algunos empleados que demeritaban el surgimiento del sindicato y atentaban contra la buena imagen de los Empleados sindicalizados.
  • Campaña antisindical con la meta de 0 sindicalizados, a cargo de Jefes de Áreas y Directores de Agencia.
  • Persecución laboral de los sindicalizados y el veto para participar en diferentes actividades y eventos, Bazar de la Confianza, Foro de Solidaridad, eventos 45 años, Lanzamiento del Libro de Cuentos, Asamblea, entre otros. ¿Cuál es el argumento para no permitir la participación en estos espacios de construcción colectiva de la que hacemos parte hace muchos años?
  • Disminución de funciones de los Empleados sindicalizados: Paula Galán, Joaquín Suárez, Sonia Posada, Lina Mejía, César Sánchez, Leonardo Jiménez, Elizabeth Castaño, Amalia Moncada y Paula Gómez. Bloqueo total al desarrollo del trabajo del compañero Cesar Sánchez, contratado en la ciudad de Bogotá para realizar la labor de gestor educativo, hechos que lo llevaron a presentar una renuncia motivada en el mes de enero del presente año.
  • Despido sin justa causa de los compañeros Leonardo Jiménez por su postura política y crítica sobre el proyecto Confiar, y además porque no tenía cabida en la nueva estructura de la Fundación que aún estaba por aprobarse. Y de Genaro Guarín porque con la finalización del Paraíso y la creación del Edén no había un puesto para ofrecerle, aunque se le había prometido a los Empleados que su reubicación sería una prioridad. Es de anotar que cuando Martha Restrepo era la Directora de la Fundación ella solicitó que se contratara un comunicador para la Fundación, y el Gerente Corporativo siempre adujo que para esto estaba el área de comunicaciones de la Cooperativa. Ahora si se volvió importante tener dicho cargo, el cual no lo podía ocupar Leonardo Jiménez que es comunicador social, por su postura crítica y reflexiva.
  • Intimidación por parte de parte de Alfredo Aguirre de la Junta de Vigilancia a empleados de la Fundación, en especial a Joaquín Suárez, de lo cual tenemos pruebas: Adujo que si nos íbamos a ir a guerra de guerrillas.
  • Se inicia proceso para escindir la Fundación ante la vigilancia de la Supersolidaria por parte del Director de la Fundación y la Junta Directiva, afectando la pertinencia de la afiliación sindical a través de la UNEB; proceso del que aún no conocemos sus resultados. Nuestra pregunta es ¿si este procedimiento hace parte de las atribuciones administrativas, o si por contrario es potestad exclusiva de la asamblea?
  • Varios Empleados que habían decidido afiliarse al Sindicato, se desvincularon casi inmediatamente, algunos de ellos manifestaron presión por parte incluso de sus compañeros y por el temor infundado con expresiones públicas de Empleados como: ”Es muy mal visto sindicalizarse” o “que los sindicatos acaban con las empresas” o “que les van a poner demandas penales” o “los que se afilian son malos trabajadores”.
  • Persecución a delegados que asumieron posición consecuente frente al sindicato: Juan Pablo Suárez que presentó su renuncia como delegado, cuestionado por el director de la Fundación con preguntas como “¿de qué bando estaba?”. Carta motivada de otro delegado que renunció, Ancizar Cadavid y otros que también se han sentido perseguidos. Se ha escuchado de varios directivos que se expresan “es que usted está del lado del sindicato”.
  • Se anunció una reestructuración de la Fundación de lo cual no se conoce el acta de Junta y de Consejo en la que se especifique su aprobación, sinembargo ya se han contratado empleados nuevos como es el caso de la comunicadora, muy cercana al Presidente de la Junta de Fundación Jhon Helber Rodríguez.
  • Se ha configurado un proceso de dilación por parte de la Administración, no obstante ellos insisten en que no es así, han dejado constancia de cartas que van y vienen y que son el soporte de su gestión, unas pocas reuniones, y unos permisos sindicales. CONRAIZ considera que ha habido dilación para hacer del tiempo un aliado que los favorezca con relación a desmovilizar y enfriar el ánimo de los Empleados, profundizar el miedo con las medidas que han tomado contra nosotros, o por por el camino lento para preparar otras condiciones estructurales que frenen nuestro alcance.

 

Negación de la Unidad de Empresa Confiar – Fundación

Una vez surge nuestra afiliación al sindicato se plantea que no existe unidad de empresa entre Confiar y la Fundación, por encima inclusive de los Estatutos; no obstante en otros momentos, como en las elecciones pasadas se habla abiertamente del Grupo Confiar conformado por Confiar, Fundación Confiar y Sólida, con una presidencia en cabeza del Gerente Corporativo.

Recordemos que la Fundación fue creada por Confiar Cooperativa Financiera en el año 1996, como una institución auxiliar del cooperativismo y cuyo objeto social es contribuir al desarrollo y consolidación del proyecto asociativo y empresarial de su fundadora. De igual forma cuenta con el mismo manejo administrativo, estructural, de gestión humana, informática, tesorería, contabilidad, etc. Sus recursos se derivan de Confiar, puesto que no es autosostenible, sus delegados son los mismos de la Cooperativa, y hasta antes de surgir el Sindicato nos regía el mismo Reglamento Interno de Trabajo, el Código de Ética y Conducta, el Acuerdo de Bienestar Laboral, entre otros.

La conformación de un nuevo Reglamento interno de trabajo para la Fundación Confiar, que según el abogado de Confiar, no ha contado por 20 años con Reglamento Interno, porque no es cierto (según él) que el Reglamento de Confiar aplicará para las empresas Fundación y Sólida. Es importante aclarar que el Reglamento de Confiar enuncia en su parte final que: “En las mismas condiciones este reglamento opera para la Fundación Confiar y Sólida”. Pero como si todo esto fuera poco, este nuevo reglamento fue impugnado con 100 objeciones porque se violan los derechos individuales y colectivos. A la fecha aún está en revisión.

 

Desmonte de programas y proyectos en la Fundación Confiar – nueva estructura

El traslado de programas a Confiar tales como la Estrategia de Participación y Gobernabilidad, Educación para Delegados y Directivos, comités de participación y zonales, Becas, Juventudes y Recreación (y que en otrora salieron de Confiar porque ésta debía centrar su hacer en el negocio financiero, por ello surgieron en su momento Coompremos, Recreatur y Fundación). Todo esto es la muestra del giro que está dando la Fundación Confiar, y que hoy se sustenta en la nueva estructura de la que no conocemos la aprobación por parte del Consejo de Administración, y está a la espera de la presentación de los programas y proyectos, así como de sus planes de trabajo.

Fueron citados los Empleados de la Fundación Carlos Galvis, Paula Galán y Sonia Posada, “con el ánimo de conversar sobre el fortalecimiento de la Fundación y su participación en el proyecto Confiar”. Al respecto le ofrecieron al primero de ellos reubicación en el Área de Mercadeo de Confiar para dictar charlas del ahorro o llegar a un acuerdo para que se vaya. A Sonia Posada la posibilidad de reubicarse en Confiar, pero aún no saben en cual cargo y para cuál Área o Agencia; y Paula Galán reubicación en el Área de Operaciones, sin embargo ella manifestó que al trasladar el programa de recreación a Confiar ella podría estar a su cargo, tal y como sucedió con Olga Lucía Cano que pasó de Fundación a Confiar con el programa de Becas. Indicaron que todos estos movimientos están aprobados por el Consejo de Administración, y que garantizan otrosí en sus contratos para que los Empleados continúen con su antigüedad y condiciones laborales actuales.

No comprendemos el proceso de reestructuración denominado “fortalecimiento de la Fundación”, cuando se le está quitando la política estratégica de participación y gobernabilidad, ¿eso no es más bien debilitarla? ¿Estas modificaciones que pueden llegar a afectar el objeto social de la Fundación, han sido aprobadas por la asamblea general? ¿Cuál fue el proceso evaluativo desarrollado por los organismos sociales que soporta la propuesta de reestructuración? ¿O será, una estrategia de “divide y reinarás” para diseminar el equipo de trabajo especialmente a los sindicalizados? El “fortalecimiento de la Fundación” que están aprobando es con empleados nuevos, a los antiguos que están sindicalizados en su mayoría, los han despedido, los han hecho renunciar, o les están orientando sacarlos de la Fundación para Confiar. ¿Por qué tienen que desvertebrar la Fundación de los programas y empleados que traía? Esto se llama: PERSECUSIÓN LABORAL Y SINDICAL.

¿Qué pretendemos como sindicato?

  • Empleados con derecho a la libertad de expresión y asociación.
  • Garantías para la democracia y participación de los empleados.
  • El acompañamiento y las garantías a personas que se hayan sentido vulneradas en su dignidad, por razones de acoso o maltrato laboral.
  • Políticas laborales desde el enfoque de economía solidaria, con la participación del Sindicato.
  • Debido proceso en materia disciplinaria y laboral, y con garantías cuando se realicen despidos.
  • Garantías en materia de la jornada laboral adecuada.
  • El disfrute de vacaciones de forma oportuna por parte de toda la planta de personal.
  • La transparencia en los procesos y procedimientos de ascensos, de contratación, de aumentos y nivelaciones salariales.
  • Garantizar conductos regulares para resolver asuntos que afecten el clima laboral.
  • Derecho a tiempo para la educación, posibilitando la formación y que puedan hacer carrera administrativa.
  • Formación política en materia de economía solidaria y cooperativismo que fortalezca toda la Plataforma Solidaria.
  • Superar el temor a plantear las ideas.
  • Respeto al pensamiento solidario y al código de ética y buen gobierno.
  • Por el cuidado y estabilidad de los trabajadores, no a la tercerización.
  • No más fuerza desmedida en contra de los sindicalizados, queremos una organización que respete la constitución y la libre asociación, es un derecho en este país y como tal puede ocasionar sanciones a los empleadores que lo violan.
  • Queremos, y es nuestro máximo objetivo armonizar, equilibrar y proteger el proyecto cooperativo, esperanzador de transformación y cambio social.
  • Queremos empleados con conciencia crítica, para que el proyecto sea coherente, para que lo ayude a cuidar. Hoy sorprende a muchas organizaciones la poca o nula cualificación política de los empleados.
  • Queremos reconocer y hacer visible el origen y esencia de Confiar.
  • Queremos y estamos contribuyendo en la lucha contracíclica que hemos emprendido frente al modelo neoliberal capitalista, no queremos terminar siendo lo mismo con ellos.
  • Queremos una organización ética, blindada contra prácticas clientelistas y manipuladoras, que respete el trabajo de la gente y las organizaciones que producen riqueza colectiva.

Cooperativamente,

SINDICATO UNEB – CONFIAR

Comité Empresa ConRaíz