Denuncia de despido sin justa causa en la Fundación Confiar

Lunes, 25 de Diciembre de 2017

Denuncia de despido sin justa causa en la Fundación Confiar

Medellín, 23 de diciembre de 2017

Denuncia Pública

Despido sin justa causa

Coordinador Programa Nacional de Juventud

Fundación Confiar

Tras un año y medio de asumir el cargo de Coordinación del Programa Nacional de Juventud de la Fundación Confiar, el pasado jueves 21 de diciembre del presente año fui despedido sin justa causa. Me tarde 4 días analizando esta decisión, para poder expresar de manera clara y precisa mi postura en relación a dicha determinación, sin tener aún claro si lo decidió solo el señor Alejandro López director ejecutivo de la Fundación Confiar, o si esta decisión fue avalada por la Junta Directiva de la Fundación. Lo que es claro para mí, es que la manera en la que se dio mi despido es una vulneración a mi dignidad como trabajador, a mi dignidad humana, y un atropello a mi derecho a la libertad de expresión, opinión y desde luego a mi postura sindical ya que desde el mes de abril del presente año me vincule al comité sindical Conraíz adscrito a la Unión Nacional de Empleados Bancarios, UNEB.

Describo la forma detallada en la que se procedió con mi despido sin justa causa

  1. El día 21 de diciembre recibí un correo del señor Alejandro López director de la Fundación Confiar, en el que me citaba a una reunión para conversar a las 5:00 pm del mismo día, el correo no exponía el tema o motivo de la reunión, simplemente una invitación a conversar. Cuando llegue a la reunión a su oficina a las 5:00 pm estaban presentes el señor Jorge Echeverry quien asume el rol de auditor interno de la Cooperativa Confiar y Yenny Giraldo administradora de la Fundación, quien se supone estaba en licencia de maternidad y el señor Alejandro López. No fue citada a la reunión Lina Mejía directora del Área de Educación quien era mi jefe inmediato, y tampoco fue notificada previamente de la decisión sobre mi despido sin justa causa.
  1. En la reunión me notifican de inmediato que han decidido despedirme. El señor Alejandro López expresa que mis posiciones políticas van por caminos diferentes a los de Confiar, y yo expreso de inmediato que esa no es una razón para  despedirme ya que mis posiciones siempre se han expresado con respeto y transparencia en los escenarios en los que se me ha permitido opinar. A su vez el señor Jorge Echeverry expresa que la razón de mi despido es realmente la reestructuración de la Fundación y que el cargo ya no se requiere, pero justo horas antes en una reunión que citó Alejandro López con el equipo de trabajo de la Fundación socializó la propuesta de nueva estructura y afirmó que es una propuesta en construcción que aún no ha sido aprobada por la Junta Directiva de la Institución. Así que los argumentos que se expresan para prescindir de mi cargo no son claros.
  1. Al expresar que no firmaría ningún documento por considerar que la manera en la que me estaban retirando de la Fundación era injusta e injustificada, el señor Jorge Echeverry expresa que el firmará como testigo de que se procedió con el despido, y yo invito al señor Joaquín Suárez compañero de trabajo de la Fundación, a servir de testigo de la manera en la que se procedió.
  1. Mientras se desarrollaba la reunión en la que se formalizó mi despido, bajo el argumento de la auditoria de informática, el señor Jorge Echeverry dejó haciendo la copia de respaldo de todos los archivos del computador que me fue asignado en la Fundación.
  1. Desde el punto de vista Psico-Social la reunión fue desarrollada en el ámbito estricto de lo formal. El señor Alejandro López no expresó palabra alguna de agradecimiento por mis servicios y por los logros obtenidos en la fundación, resultado de mi gestión.

Considero que el procedimiento con el que se llevó a cabo mi despido constituye una falta de ética y un deconocimiento del respeto que merezco como trabajador por las siguientes razones:

  1. No me fue notificada de manera oportuna la decisión de mi despido ya que el mismo día que me citaron a la reunión me despidieron. Desde luego yo estaba convencido de que continuaría en la Fundación ya que mi desempeño laboral ha sido positivo, y recibí días atrás, al igual que mis demás compañeros la carta en la que se me notificaba el periodo de vacaciones y la fecha de reingreso a labores en la Fundación en enero del 2018. Así que asumí que continuaba laborando en la Fundación.
  1. Previo a mi despido no se realizó una evaluación de desempeño, ni se me solicitó con antelación un balance de los desarrollos del Programa de Juventud, lo cual uno supone es el conducto regular para entregar debidamente los resultados de tu gestión no solo a tus superiores en la estructura de trabajo, sino también a las bases sociales con las que se desarrollan los procesos del Programa de Juventud.
  1. A Lina Mejía directora del Área de Educación y quien era mi jefe inmediata, no le fue solicitada una evaluación de desempeño de mi trabajo, ni un concepto sobre mi desempeño laboral,  tampoco le fue notificada la decisión de mi despido. Se enteró justo en el momento en el que se llevó a cabo la reunión de formalización de mi despido.
  1. Los argumentos verbales expresados por el señor Alejandro López me dieron a entender que una de las razones de mi despido era mi postura política, y el segundo argumento relacionado con la reforma estructural de la Fundación Confiar carece de validez, ya que dicha estructura aún no está aprobada.
  1. Del 18 al 20 de diciembre las Áreas de Educación y Cultura y Territorios de la Fundación Confiar, desarrollamos la jornada de evaluación y recolección de impactos de los procesos realizados en el 2017, y la valoración colectiva sobre mi desempeño y resultados de la gestión fue muy positiva. A dicha jornada no asistió el director de la Fundación Confiar, y tampoco recogió elementos de la evaluación colectiva para considerarlos en la decisión sobre mi despido.
  1. Se desconoció completamente mi postura sindical, y aunque no tenía fuero debido a la debate político y jurídico que ha implicado la aceptación del sindicato en la Fundación, es evidente que mi desvinculación está relacionada con las posiciones críticas que he expresado abiertamente sobre las contradicciones de Confiar Cooperativa y la Fundación en relación al discurso de la solidaridad y la cooperación para el bien vivir que se maneja hacia afuera, y las prácticas autoritarias, antisindicales y machistas que son evidentes al interior de Confiar. Se ha asumido durante meses principalmente desde la Gerencia Corporativa de Confiar una práctica de persecución y desprestigio de los trabajadores y trabajadoras que hacemos parte de la iniciativa sindical ConRaíz, y desde luego mi despido tiene de fondo la intención de debilitar dicha iniciativa.

Ante esta decisión, me voy con mucha dignidad y mucha tranquilidad por el deber cumplido. En los meses que estuve en la Fundación, logré avanzar en la consolidación de los procesos de En-Claves Juveniles en las Zonas de Medellín, Área Metropolitana, Boyacá y Bogotá. Aporte a la consolidación de los procesos de investigación y sistematización de la Fundación, y me gané el respeto y cariño de la mayoría de mis compañeras y compañeros de trabajo y de las personas y organizaciones que estuve acompañando desde mi cargo.

Me quedan muchos interrogantes en relación a la coherencia entre las políticas laborales y la apuesta de cooperativizar para el bien vivir que se promueve desde la Plataforma Confiar. Considero que las decisiones administrativas, independiente de los argumentos deben aplicarse con procedimientos claros y oportunos sustentados en una noción de respeto por los trabajadores que con esmero y dedicación contribuimos al desarrollo de los procesos de la Fundación. Así que un despido no puede hacerse  faltando a la ética, y desconociendo el debido proceso en materia de evaluación de desempeño, reconocimiento de logros y notificación oportuna de los cambios.

¿Los miembros de la Junta Directiva de la Fundación Confiar validan este tipo de proceder para los despidos de los trabajadores?.  ¿Siempre han procedido de esta forma cuando despiden a un trabajador? ¿Tenían conocimiento de la decisión y de la manera en que se procedería? ¿La Junta de Vigilancia tiene alguna injerencia o potestad para hacer veeduría en estos procesos de despido sin justa causa?. ¿Qué instancia revisa, determina los procedimientos para velar por el respeto de los trabajadores cuando se dan despidos sin justa causa?. ¿Cómo está dialogando el director de la Fundación Confiar y los directivos con las posturas críticas que expresan los trabajadores sindicalizados de la Fundación y de la Cooperativa?. ¿Ser críticos y argumentar con respeto no es acaso el sentido de pensarnos y reconocernos como masa crítica?

Invito a los organismos sociales, los directivos de Confiar Cooperativa y Fundación a revisar la política laboral particularmente en materia de despidos, para que en adelante cualquier trabajador o trabajadora ya sea en Fundación Confiar o en la Cooperativa tenga la oportunidad de entregar debidamente su cargo, ser informado con antelación, tener claridad sobre los cambios o decisiones político-administrativas que sustentan los cambios, y sobre todo poder cerrar los ciclos en un ambiente de cordialidad y respeto, que sin dejar de ser formal, amerita del trato solidario que se supone caracteriza a Confiar.

A delegadas, delegados, asociados comprometidos con la Cooperativa Confiar y que valoran el trabajo realizado por la Fundación, les invito a estar más atentos sobre estas situaciones que se presentan al interior de Confiar, para que asuman un rol político como veedores, ya que son ustedes la base política que constituye un poder participativo para seguir pensando y construyendo a Confiar en una apuesta coherente entre lo que se dice, lo que se reivindica y lo que se hace.

Invito a las organizaciones sociales asociadas a Confiar a construir una apuesta de solidaridad pronunciándose sobre este tipo de hechos que alejan al Confiar en el que creemos de la apuesta solidaria, y lo instalan en la práctica en esas prácticas autoritarias que cuestionamos del modelo capitalista.

Todo mi agradecimiento para las compañera y compañeros de trabajo que me permitieron aportar colaborativamente al desarrollo de los procesos, y que creyeron en mis capacidades y mis ideas. Para las organizaciones y los En-Claves Juveniles con los que construí durante este tiempo, les invito a que sigan defendiendo lo conseguido. A organizaciones y personas con las que interactué asumiendo el rol de Coordinador del Programa Nacional de Juventud, mil gracias por toda su disposición para el trabajo colectivo.

Un agradecimiento especial para Lina Mejía, que desde su rol como coordinadora del Área de Educación creyó en mi trabajo permitiéndome desarrollar todo mi potencial para imaginar, proponer y construir escenarios para hacer posibles las orientaciones del Programa de Juventud.

A mis compañeras y compañeros del Colectivo Conraíz, toda mi admiración y respeto por su entereza, coherencia, valor y respeto por las construcciones políticas y la reivindicación de una causa justa al interior de Confiar. Desde donde esté seguiré apoyándolos.

A todas y todos

Nos seguiremos encontrando en los caminos de la vida en esta construcción permanente de un mundo más humano, justo, solidario.

Comentarios e inquietudes en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leonardo Jiménez García