Esto sí me pasa a mí…

Miércoles, 18 de Noviembre de 2020

Esto sí me pasa a mí…

"El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad, tiene que ser a favor de la felicidad humana, a favor del amor, de las relaciones humanas, de cuidar a los hijos, de tener amigos, de tener lo elemental, precisamente porque eso es el tesoro más importante que tenemos”. José Mujica

Uno de los principales ejes del cooperativismo es la capacidad para desarrollar procesos de formación con la base social (asociados, ahorradores y trabajadores), para elevar su conciencia entorno al proyecto solidario y cooperativo, frente a otro modelo económico capitalista (con un sistema financiero bancario), que reconcentra la riqueza y abre cada vez más la brecha de desigualdad legislando en contra de los derechos laborales y de toda índole.

En Confiar se dice que la diferencia está en construir un mundo con otros, donde se respete los derechos y la vida en todas sus formas, un mundo justo y en paz, equitativo, de abundancia justa, un mundo solidario, en el que las relaciones laborales sean coherentes con el pensamiento solidario.

En este sentido nos surgen algunas preguntas ¿cómo se está realizando la transmisión de conocimiento para potenciar los saberes y fortalezas de las personas trabajadoras?, ¿cuál es el objetivo de invitarles a hacer escuela en Confiar?, ¿acaso no debe ser para garantizar el entramado generacional e ir preparándoles para que ocupen otros cargos?.

Porque hay un nutrido discurso sobre la diferencia de Confiar con la banca tradicional, pero al parecer para aspirar a cargos dentro de la plataforma solidaria no terminan siendo buenas bases el convencimiento y sentido de pertenencia por el proyecto, ni mucho menos la experiencia vivida dentro de la Cooperativa, y se vuelve más atractivo hacer convocatorias para quienes vienen del sector financiero tradicional. ¿Será que con estas acciones se evidencia que no hay procesos aptos dentro Confiar para los ascensos?, ¿o será que no les interesa mucho que la gente dentro de la Cooperativa pueda surgir y aspirar a otros cargos, hacer carrera como en los años en que mensajeros llegaron a ser directores? Y el discurso se cae por su propio peso, ¿qué lugar ocupa la solidaridad, el trabajo digno y todo aquello que está planteado en el pensamiento solidario de Confiar?

Traemos este tema a colación porque en realidad no se están realizando cambios de cargos y ascensos a través del debido proceso, por el contrario, es evidente que la rosca o el factor simpatía con los jefes y directores(as) de zona tienen más relevancia a la hora de tomar decisiones.

Degradación laboral

Se han presentado casos de degradación de cargos, casos en los que trabajadores que han ocupado lugares destacados como líderes de procesos, pasan a ser asesores, verificadores e inclusive informadores, estas acciones no solo generan un gran impacto en las diferentes agencias y Dirección General, sino que dejan sinsabores y la pregunta ¿será que el perfil no interesa?

Si han vivido esta experiencia o la llegan a experimentar tengan en cuenta que se denomina degradación laboral, que es básicamente una modificación sustancial de las condiciones de trabajo. Para que la empresa tome esta decisión debe notificar dicho cambio y dar un preaviso en el cual el trabajador(a) si no está de acuerdo se debe extinguir el contrato con una indemnización de 20 días por año, o bien aceptar las nuevas condiciones.

Situaciones como estas dejan sinsabores y al parecer sin opciones a las personas afectadas. Ahora bien, ¿la administración opta entonces por sostenerles el sueldo, prefiriendo asumir un salario de un rango más alto para un cargo que gana mucho menos afectando de esta forma la escala y estructura salarial? Y eso que somos austeros, cosa que al parecer no se aplica para todo.

Directores(as) de zona

Por lo visto el capitalismo voraz ingresó a la Cooperativa en forma de jefes, y ni siquiera ellos se han percatado. Algunas características del capitalismo es que es machista, egoísta, prevalece el capital por encima de cualquier otra cosa, y sobre todo que su única manera de vínculo es ejercer el poder autoritario, porque su capacidad de convencimiento y trabajo con el otro es imposible. Y el machismo tiene forma de mujer y de hombre, es altamente persuasivo con capacidad para convencer a quienes tienen necesidades, porque les hacen creer que no hay otras formas, y les hacen agachar la cabeza y obedecer, para que no piensen y mucho menos para que pregunten. ¿Será que estos jefes se están contagiando de esa pandemia que hace años circula entre nosotros? Pero bueno, ese es el ejemplo que han recibido. Se supone que la vacuna contra ese terrible mal es la economía solidaria, el cooperativismo, el trabajo conjunto ¿Acaso será que Confiar ya no es tan efectivo en producir estas vacunas?, ¿o el virus se volvió más fuerte y por eso hoy tenemos los jefes que tenemos?, ¿será que aplica el dicho que en país de ciegos el tuerto es rey?.

Reflejo claro de lo anterior es el caso de las direcciones zonales, un cargo que también genera preguntas, pues se supone hacen parte del equipo de trabajo de las agencias en la gestión comercial, apoyan y lideran efectivamente la consecución de los negocios, son estratégicos a la hora de cerrar convenios, pero por el contrario en Confiar a algunos directores se le podrían llamar “dictadores zonales”; solo envían correos, presionan y comparan a los trabajadores generando una competencia poco sana, lo que propicia rivalidad entre zonas y compañeros. Esto deteriora el buen ambiente de trabajo o “clima Confiar”, lo que se puede notar en las agencias es una deficiencia en salud emocional, un tenso ambiente de estrés y preocupación. Esto pasa hasta en “las cooperativas puras”.

A quienes les da Covid- 19 tienen que aislarse durante la cuarentena, lo que ha conllevado a que algunos reciban regaños verbales como si se estuvieran contagiando a propósito, pues se interpretan como unas vacaciones cuando están aislados, les exigen sustentar cómo se contagió, sin percatarse que aún estando encerrados es posible contagiarse, pues cada vez es más incierta la forma en que una persona se contagia.

Horarios laborales

Retomando a Pepe Mojica: “las cosas no se pagan con dinero, se pagan con el tiempo que gastamos en ganarnos ese dinero¨, y entonces si el bien vivir es la posibilidad de disfrutar de pequeñas cosas para poder generar bienestar y felicidad, ¿cuál es la coherencia entre nuestra promoción de bien vivir y las garantías laborales que nos ofrecen?. Le exigen a las personas trabajadoras dedicar tiempo extra para el trabajo, siempre sustentado en las 48 horas semanales que son legalmente aceptadas, pero termina tomándose el tiempo de la familia, los hijos, la salud, ellos nos piden a gritos tiempo y dedicación, porque las lógicas de vida cambiaron, tenemos a nuestros hijos e hijas estudiando en casa, debemos dedicar más tiempo para el cuidado de nuestro espacio vital que es la vivienda, algunos dedicar tiempo a la salud y cuidado de nuestro padres, entre otros. Los horarios en Confiar se han vuelto un tema álgido, puesto que algunos directores y jefes se están tomando la libertad de hacer madrugar, salir más tarde, el almuerzo ya no se saca una hora sino el tiempo que se demore y vuelva a laborar, a veces reducido a 15 o 20 minutos. Nos piden asistir a reuniones, capacitaciones, cursos virtuales en horarios fuera del laboral, como si respiráramos solo CONFIAR.

El reglamento no indica el trabajo interno para los días sábado, por lo que se podría pensar que los sábados se debe salir a las 12m, pero no, finalmente se alarga hasta casi las 2pm. Dentro de las 48 horas laborales semanales no tienen en cuenta las llegadas más temprano, las salidas más tarde y las convocatorias de carácter obligatorio, y que conste que en Confiar no se pagan horas extras. ¿Dónde está y para qué existe entonces el Comité Consultivo Laboral?

Beneficios para las personas trabajadoras

Son evidentes las campañas constantes con los trabajadores sobre los beneficios que tenemos, lo agradecidos que debemos estar por tener aún trabajo, la trayectoria en Confiar y el salario que devengamos, puede entenderse que nos están preparando para que nos solidaricemos y no exijamos más beneficios que los legales; es lamentable que en junio no nos hayan pagado la prima extralegal la cual la veníamos recibiendo desde hace años lo que se convierte en un derecho adquirido, el argumento que dieron era que debíamos ser austeros y proteger los excedentes, que al corte de junio estaban por el rededor de $3.000 millones y a septiembre bajaron a cerca de 1.000 millones, por lo que podemos deducir que la extralegal no era la que ponía en riesgo los excedentes, ¿entonces que era?, ¿castigos de cartera, menos colocación de créditos, menos captaciones?. Se recortan gastos de personal, mientras se decide invertir en agencias de lujo. Y lo más preocupante es que los trabajadores(as) temen que en diciembre no solo no paguen la extralegal sino tampoco el aguinaldo, como quien dice lo único que falta es que nos quiten el jugo del almuerzo. ¿Y aún hablan de “beneficios”?.

Muchos compañeros y compañeras interrumpieron sus estudios, no solo por las extensas jornadas laborales, la presión en el cumplimiento de metas, sino también porque no tienen recursos para pagar sus semestres, toda vez que se ayudaban con las primas extralegales y ahora ya no están, ni en los bancos se ve este tipo de atropellos. Volvemos a hacer la pregunta tal como lo hicimos en el mes de Junio por los salarios más bajos, compañeras de Servicios Generales y personal de mantenimiento, son los más afectados.

Por esto reiteramos nuestra solicitud a la administración que busque la forma para que se paguen las primas extralegales en diciembre, aunque entendemos que los excedentes son importantes, sin embargo consideramos que la balanza debe ser más justa, a los asociados se les ha considerado plan de alivios, se han bajado intereses para lograr aumentar colocación, etc… ¿y para los trabajadores qué?.

Venimos en una franca disminución de garantías, beneficios, debidos procesos, entre muchas otras situaciones, algo lamentable en una cooperativa “pura” y en la que el discurso hacia afuera es muy diferente a lo que se vive al interior: Luz de la calle y oscuridad en la casa. La administración debería cumplir lo que predica, gastar menos en lujos y atenciones sociales innecesarias y los organismos sociales controlar más y mejor.

Revisen a su alrededor y hagamos la pregunta ¿Esto si nos pasa en Confiar?

Solidariamente,

COMITÉ DE EMPRESA CONRAIZ

Sindicato Uneb - Confiar