¿La diferencia está en Confiar?

Viernes, 24 de Enero de 2020

¿LA DIFERENCIA SI ESTÁ EN CONFIAR?

Incremento salarial

En el año 2019, el incremento para los empleados de la plataforma solidaria fue del 5%, un porcentaje que estuvo por debajo de otras cooperativas financieras con las que constantemente nos compara la Administración, estuvo también por debajo del aumento del gobierno y de los trabajadores de los bancos. En este 2020 le dieron “BIS”, es decir lo mismo de ahora un año, según lo anunció la gerencia corporativa.

Nos preguntamos por qué el Consejo de Administración tomó la decisión de definir un incremento que no es acorde a la contribución de los trabajadores quienes aportamos con nuestra labor en la construcción de los objetivos y metas que se propone Confiar cada año. Precisamente por eso trabajamos tan duro (incluso en la recuperación de la cartera titularizada), para ayudar a sostener esta empresa cooperativa tan valiosa para los Asociados. A diferencia de otras entidades, acá si es notorio que se destinan tantos recursos para publicidad, imagen institucional, hacer lobby público y político, sostener una alta burocracia, de la otra orilla fácilmente se podría concluir que se raya con el derroche. ¿Si es justo este tratamiento para los trabajadores a quienes se nos paga con la riqueza colectiva que aportan los Asociados?

¿Con cuál criterio entonces toma el consejo de administración esta decisión?, si para la fecha aún no se conocía el IPC (3.80%), y tampoco el incremento del salario mínimo (6%).

Estos son los incrementos de otras entidades financieras y Cooperativas en 2020: 

comparativo

Sabemos que el pago de la nómina y el costo de sostener tantos empleados ocupa un rubro importante en la ejecución del presupuesto, máxime los cargos gerenciales cuyos salarios son los más altos de Confiar. A propósito, ¿cuál será la brecha salarial entre los cargos operativos, comerciales de la fuerza de ventas y gerenciales?

 

Despidos y renuncias de trabajadores

Hacemos el llamado a los trabajadores para que no se vuelva paisaje el despido y renuncia de nuestros compañeros, esto nos puede pasar también a nosotros. Preguntémonos: ¿Qué hay en común en los despidos y renuncias de trabajadores? Que no tragan entero, que no se limitan a recibir órdenes, que cuestionan la cotidianidad laboral que poco tiene de “bienvivir” y mucho si de “vivir para cumplir las ambiciosas metas”, generando temor, maltrato, tensión, stress, falta de concentración, insomnio, deterioro en las relaciones familiares hasta convertirse en enfermedad y por si fuera poco al no cumplirse es causal de despido en Confiar (práctica que no aplica en los bancos).

Hay mucho movimiento de personal: ¿por qué se están dando traslados de trabajadores de Medellín para Bogotá?, ¿será que en la capital no hay personal capacitado para asumir los cargos que se requieren?, ¿estos cambios se estarán conciliando con trabajadores?

Hay una alta rotación del personal de las Agencias, incluidos los directores, asesores y cajeros, y faltan supernumerarios para cubrir dichas ausencias.

Se han ido otros seres, muy bellos y queridos que se esforzaron por darnos lo mejor. Con estas renuncias perdemos todos, porque la lista es larga en los últimos años. De los trabajadores que se van, algunos lo hacen desencantados del paraíso que les cuentan en la inducción porque van hilando que el entramado social no es tan solidario, ni democrático, ni tan humano como lo pintan. Incluso es preciso preguntarse ¿por qué hay trabajadores con el mismo cargo y diferente salario?, de igual forma ¿cuál es el proceso para aspirar a un ascenso en Confiar?, ¿si se tiene en cuenta la experiencia, la formación, la antigüedad?; estas situaciones también motivan a muchos trabajadores para que tomen la decisión de irse.

Mientras esto sucede se ha vuelto cotidiano en Confiar ver personas portando uniformes, escarapelas y distintivos de empresas temporales que brindan sus servicios intermediando la vinculación laboral, una práctica que desmejora la calidad de vida de esos trabajadores, pero lucra a esas empresas, y desdibuja por completo el pensamiento solidario de Confiar en el que promulga la construcción de relaciones laborales diferentes y dignas.

Convocamos a los trabajadores a sindicalizarse bajo las leyes que nos protegen y en concordancia con los manuales, políticas y pensamiento y cultura solidaria de la cooperativa. Reiteramos, a la administración que no debe presionar a quienes se sindicalizan, puesto que incurren en sanción penal de ser comprobada. No permitamos que nuestra capacidad física y mental se deteriore para así poder cuidar este proyecto de construcción solidaria y honrada de riqueza colectiva. Nos necesitamos vitales alegres y armónicos.

¡Si mejoramos todas estas condiciones laborales

podremos decir que la diferencia sí está en Confiar!

 

El sindicato Unión Nacional de Empleados Bancarios UNEB

les desea 2020 colmado de prosperidad solidaridad y lucha colectiva.