Masacre laboral en Confiar

Miércoles, 02 de Diciembre de 2020

Masacre laboral en Confiar

Recibimos con beneplácito la decisión tomada por el consejo de administración, al reconocer la prima extralegal a las personas trabajadoras de la plataforma solidaria, noticia que celebramos aunque no se le reconozca al sindicato que nuestros planteamientos hacen eco y logran poner en discusión temas como estos, que buscan el bienvivir de quienes con su esfuerzo aportan significativamente a la permanencia de Confiar. Un beneficio laboral que se da gracias a los Asociados, Asociadas, Ahorradores y Ahorradoras de Confiar, son ellos que con su apuesta continua, con su credibilidad, con su contribución permanente de los aportes sociales, el uso del portafolio de productos y servicios, hacen posible no solo el pago de la prima, sino de los salarios que cada uno de nosotros devengan en la cooperativa. Nuestro bienestar es gracias a ellos.

No obstante la alegría duró poco, al recibir la noticia del despido de la compañera Sonia Patricia Posada Orozco, quien durante 5 años trabajó en Confiar, y quien luego de afiliarse al sindicato fue traslada de la Fundación a Confiar (un acto de persecución sindical); una vez en Confiar la ubican en la Agencia Poblado, y posteriormente la trasladan a la Agencia Bello. La compañera se distinguió por su calidad humana, su capacidad para trabajar en equipo, su aporte al logro de las metas comerciales, entre otros aspectos. Hoy nuevamente arremeten contra ella despidiéndola sin justa causa, conociendo que ella cuenta actualmente con protección reforzada en salud, como quien dice, saltándose todas las normas y derechos que la abrigan.

Este hecho se suma al despido de la compañera Erika María Serna Giraldo, quien hacia parte del equipo de comunicaciones y fue despedida sin justa causa, pero internamente se le argumentó que su despido se daba porque no logró incorporar en la estrategia de comunicación digital, la capacidad para difundir y promover el marco político y filosófico de Confiar, aunque en la estrategia comercial, posicionamiento de marca y conocimiento de la plataforma digital, fuera excelente; así como su capacidad para liderar el equipo de trabajo, planear y ejecutar con éxito las diferentes estrategias que estuvieron a su cargo. Esto sin mencionar que recientemente al recibir su primera evaluación de desempeño, el plan de mejoramiento acordado fue que su jefa inmediata la formaría y acompañaría en dicho proceso, incluso porque no había recibido formación al respecto hasta ese momento. Algo bastante irónico, pues si evaluáramos a muchos directoras(es) de agencia y de áreas, estamos seguros de que perderían el año si les preguntamos sobre el marco político y filosófico de Confiar, y que en su carácter de jefes y jefas deberían saberlo al dedillo. Un discurso que cada vez carece de más sentido, puesto que al parecer a quienes se les ha olvidado por completo el pensamiento solidario es precisamente a varios directivos y directivas.

También fue despedida recientemente sin justa causa, la compañera María Isabel Salazar Insuasti, quien se desempeñó como directora encargada de la agencia Dabeiba, directora supernumeraria, coordinadora de vivienda, entre otros. Abramos los ojos, los despidos sin justa causa van en aumento.

Píldoras para la memoria. Dice el pensamiento solidario: “construimos con los empleados relaciones cimentadas en los valores de la honestidad, el respeto, la responsabilidad social, la confianza y la solidaridad, en la calidad y el disfrute por el trabajo, ofreciendo una remuneración justa y equitativa, condiciones de trabajo dignas y un proceso de desarrollo humano integral, que les permitan reconocer su dimensión individual y su participación consciente y decidida para hacer realidad de Confiar”.

¿Será que los despidos sin justa causa responden al pensamiento solidario?, ¿será decoroso que a un trabajador no se le dé a conocer las razones verdaderas por las cuales se les despide de la Cooperativa?, ¿acaso hace parte del reconocimiento individual y del desarrollo humano integral, que no se respete la libre asociación a un sindicato en Confiar?; ¿será que les está doliendo tanto la decisión que muy inteligentemente tomó el consejo de administración del reconocimiento de la prima, y que por ello empiezan los despidos de los integrantes del sindicato?

Muchas preguntas quedan en el aire sobre el actuar de la administración. Reconocemos su acierto con el pago de la prima extralegal, pero señores les tenemos una mala noticia, en los derechos de los trabajadores no funciona el lema de que el que peca y reza empata. Una entidad que tiene el sello de 100% cooperativa pura, debería estarse pensando en serio el cumplimiento de su pensamiento solidario y el respeto de los derechos de los y las trabajadoras, más allá de las leguleyadas que utilizan. Sabemos que el despido sin justa causa es legal, pero no debería verse como legítimo en una cooperativa como Confiar, que hoy es lo que es gracias a muchas personas trabajadoras, que durante 48 años han aportado a pensar y hacer posible este proyecto, seguimos haciendo un llamado a la coherencia, es necesario en estos tiempos proteger y defender nuestro proyecto Cooperativo, y el primer paso para esto es proteger y defender los derechos de las personas trabajadoras.

           Acciones totalmente injustas, que además son un trato humillante y degradador,              no solo de la persona trabajadora, sino de su integridad como ser humano.

Solidariamente,

Comité de empresa ConRaiz

Sindicato Uneb - Confiar

Carta_despido_Sonia_Posada.jpg